Cumplimiento de la Recomendación 06/2012

Publicado el 16 Agosto 2017
derhum.jpg

Ciudad de México, a 16 de agosto de 2017

Acciones de cumplimiento de la Recomendación 06/2012 sobre el caso de “Exposición ante los medios de comunicación de una interna del Cefereso y falta de protección a su integridad psicofísica”.

A raíz de los hechos suscitados el día 10 de enero del 2011 referentes al ingreso de un médico externo al hospital del Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla, que tuvo como objeto realizar intervenciones terapéuticas no autorizadas, se informa que en su momento fueron cesadas la directora y la encargada del hospital del ese centro en esa fecha.

Asimismo y a fin de determinar las probables responsabilidades de las servidoras señaladas, la Subsecretaría de Sistema Penitenciario dio vista a la Contraloría Interna de la Secretaría de Gobierno e interpuso denuncia ante la Fiscalía de Servidores Públicos de la PGJDF. Es importante señalar que en la integración de la averiguación previa constan testimonios en diversos sentidos sobre lo ocurrido y sobre cuya veracidad deberá determinar la instancia competente.

Cabe precisar que, con motivo de los sucesos descritos, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal emitió la Recomendación 06/2012, misma que en congruencia con su política de respeto a los derechos humanos fue aceptada de manera integral por la Secretaría de Gobierno de la capital en fecha 13 de abril de 2013.

Dicho instrumento, dirigido a la Secretaría de Gobierno y a la Secretaría de Salud contiene seis puntos recomendatorios en los cuales se establecen las medidas de reparación del daño ocasionado por la violación a los derechos humanos a la honra y la dignidad, por la abstención u omisión de brindar una adecuada protección a su integridad física o psicológica, por violaciones al debido proceso, así como por vulneración al derecho a la salud de Sandra Ávila Beltrán.

La Subsecretaría de Sistema Penitenciario implementa de manera permanente programas de fortalecimiento a la cultura de respeto a los derechos humanos por parte de sus servidoras y servidores públicos y, al llevar a cabo las acciones arriba señaladas, deja en claro que no soslayará conductas violatorias de derechos humanos, respetando la dignidad y derechos de las personas privadas de la libertad.